Cómo refinanciar un préstamo de consolidación de deuda

Escrito por Duncan Jenkins | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Los préstamos de consolidación de deuda pueden tomar muchas formas. En algunos casos, estos préstamos son pequeños, cerrados y sin garantía que consolidan solo unos pocos billetes de baja denominación. En otros casos, estas cuentas pueden ser segundas hipotecas, grandes y rotativas o líneas de crédito hipotecarias. Es posible refinanciar un préstamo de consolidación de deuda, pero primero debes hacer una amplia investigación tanto de tus propias finanzas y de las opciones posibles en el mercado. Solo cuando te hayas decidido por una estrategia debes llenar las solicitudes de refinanciamiento.

Items you will need

  • Papeleo del préstamo para la consolidación de deuda actual
  • Documentos de ingresos (declaraciones de impuestos, estados de cuenta bancarios de negocios)

Revisa tu préstamo de consolidación actual. Antes de la refinanciación, debes determinar las ventajas y desventajas de tu préstamo actual. Esto te ayudará a guiarte en tu búsqueda de una refinanciación. Sabrás lo que debes buscar y, más importante aún, qué cosas deberás evitar.

Accede a una copia de tu informe de crédito. Puedes obtener una copia gratuita en Annual Credit Report. Además, debes adquirir una copia de tu puntaje FICO, un número de tres dígitos entre 300 y 850. Las puntuaciones superiores a 720 son excelentes, las puntuaciones por debajo de 600 son pobres. No consideres la refinanciación a menos que tu FICO esté por lo menos superior a 620.

Haz una investigación de los prestamistas basándote en tu puntaje de crédito. Por ejemplo, si tienes un préstamo de consolidación de deuda y un FICO de 630, debes buscar en las empresas financieras, tales como Wells Fargo Financial y CitiFinancial solamente. Sin embargo, si tienes un FICO de más de 720, debes buscar solo en los bancos locales y en las cooperativas de crédito.

Considera la posibilidad de consolidar más deudas o préstamos en la refinanciación. Si estás refinanciando el préstamo de todos modos, debes tratar de limpiar todas tus finanzas. Revisa todas las otras facturas y decide sobre su inclusión en una consolidación. No siempre es una buena idea, los préstamos de automóviles, por lo general, es mejor dejarlos solos, ya que son a corto plazo y son pagados con relativa rapidez.

Aplica a tres o cuatro prestamistas. Dale a los prestamistas tus documentos de ingresos y la documentación existente de consolidación de préstamos. Esto acelerará el proceso de pre-aprobación. Recoge ofertas de refinanciamiento de todos estos posibles prestamistas. Revisa estas ofertas de lado a lado. Presta mucha atención a los tipos de tarifas que ofrecen (variable, fijo, ajustable), las comisiones que aplican y el plazo necesario (longitud).

Elige la opción de refinanciación que mejor se adapte a tus necesidades financieras.

Créditos de las fotos