Cómo planificar un menú para un restaurante

Escrito por Emily Weller | Traducido por Vanesa Sedeño

Decidir qué incluir en el menú puede ser uno de los aspectos más importantes antes de inaugurar y poner en funcionamiento un restaurante. Las opciones del menú deben atraer a los clientes y convencerlos de volver al local en otra oportunidad para probar más platos. Cuando un cocinero o un restaurador planea el menú, se debe concentrar en qué servirle al cliente en lugar de concentrarse en cumplir los deseos del propietario o del chef, aunque también el menú debe reflejar el talento y las habilidades del chef. Según tus preferencias, el menú del restaurante puede variar según la estación del año, cada semana o incluso a diario.

Items you will need

  • Computadora e impresora
  • Papel grueso
  • Marco soporte para menú

Realiza una planificación de platos que se ajusten con la temática de tu restaurante y que atraigan a posibles clientes que vivan cerca de la zona. Es posible que quieras realizar un estudio de mercado o diversas encuestas antes de inaugurar el local para descubrir qué prefieren los clientes cuando salen a comer afuera. Por ejemplo, servir pollo asado en un restaurante italiano puede confundir a los clientes; las hamburguesas no serán adecuadas en un menú de cocina sofisticada. El menú de tu restaurante debe destacarse del resto de los restaurantes de esa zona y ofrecer a los comensales platos que no puedan encontrar en otro local.

Realiza el menú y descripciones de los platos simples. Ofrece una o dos opciones de sopas, un par de ensaladas y algunos aperitivos y platos de entrada. Trata de ofrecer un estilo de cocina simple o una mezcla de dos tipos de cocina. El menú debe ser concreto y conciso para que los clientes puedan elegir rápidamente qué desean comer. Explica en el menú los ingredientes inusuales que haya, pero no detalles una larga descripción de cada plato. Si los clientes quieren saber más sobre un plato en particular, deben preguntarle al camarero, quien tiene que estar al tanto de todas las opciones que ofrece el menú.

El precio de los artículos debe estar basado en el precio que te costaron las materias primas. La regla general indica que debes multiplicar por cuatro el costo de la carne de un plato determinado, de acuerdo con la información de Daniel Miller, escritor de libro "Cómo inaugurar un pequeño restaurante", (pág. 191). Según la cantidad de ingredientes adicionales en el plato, deberás incrementar esa cantidad por cinco o reducirla a tres. Además los precios deben ser acordes a los precios que puedan pagar los residentes de la zona en donde se encuentra el restaurante. Los precios de los cortes de carne no deben ser muy elevados si los clientes potenciales no están dispuestos a pagarlos.

Utiliza un procesador de textos para planificar y diseñar el menú físico. Organiza los elementos del menú en diversas categorías. Agrupa las sopas y las ensaladas, organiza los aperitivos en otra categoría, una sección para los platos principales y una sección para los platos secundarios. Ubica el nombre de los platos de forma centrada o escríbelos con letras en negrita para que los clientes los puedan ver con claridad. Utiliza un tipo de letra estándar y clara para describir cada plato y luego escribe el precio de cada uno al lado del título.

Imprime la cantidad que creas necesaria de copias del menú y desliza cada copia en un marco soporte para protegerla de las manchas y salpicaduras. Coloca una copia en la vidriera frente a la calle, para que lo puedan observar los clientes potenciales antes de tomar la decisión de entrar en tu restaurante.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images