Cómo obtener los ingresos imponibles de los ingresos promedio brutos

Escrito por Kevin Johnston | Traducido por Xochitl Gutierrez Cervantes

Como propietario de un negocio, debes conocer la base imponible de tu empresa. El Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) no grava cada dólar que ganas, aquello que debes pagar son los ingresos que se designen como "impuestos"; éstos serán el resultado de lo que te sobre, después de pagar tus gastos. De ahí que debas bajar tus impuestos lo más posible. Esto lo puedes hacer al determinar tu ingreso bruto promedio y restando todos tus gastos. Después de hacer esto por dos o más años, podrás identificar tu ingreso bruto promedio y así estimar tus ingresos reales, y de ahí saber a cuánto ascienden tus impuestos para el próximo año.

Determina tu ingreso bruto promedio del año más reciente. Éste consiste en dos elementos: los ingresos devengados y los no derivados del trabajo. El ingreso devengado es todo el dinero que se te pagó por tus productos y servicios. Los ingresos no derivados del trabajo incluyen los intereses que ganaste debido a la inversión de algún excedente de liquidez, además de las ganancias del capital sobre la propiedad o la venta de alguna parte de tu negocio.

Encuentra la renta imponible. Para ello, debes deducir de tus ingresos brutos todos tus gastos. El dinero gastado en salarios, materias primas, equipos, contratos de arrendamiento, mercadeo, publicidad, servicios públicos, seguros, productos dañados, desechos, inventario y cualquier otro gasto que legítimamente puedas reclamar como parte de tus gastos de funcionamiento o gastos generales.

Promedia tu ingreso bruto de los últimos dos a cinco años. Para esto, debes sumar tus ingresos brutos para cada año y dividir las cifras entre el número de años. Utilizando un negocio imaginario como ejemplo, supón que en tres años el dueño ganó US$100.000 + US$110.000 + US$90.000, lo cual suma un total de US$300.000. Divide US$300.000 entre tres o número de años y obtendrás un ingreso promedio bruto de US$100.000.

Promedia tu renta imponible de los últimos dos a cinco años. Siguiendo con el mismo ejemplo, supón que la empresa tuvo ingresos imponibles en tres años que llegaron a US$75.000, US$82.500 y US$67.500, súmalos y tendrás un total de US$225.000 y después, divídelos entre 3 y tu ingreso promedio imponible será de US$75.000.

Divide tu ingreso imponible promedio del ingreso bruto promedio y multiplícalo por 100. Siguiendo el ejemplo, US$75.000 dividido entre US$100.000 es igual a .75, que multiplicados por 100, obtendrás la base imponible del 75% de los ingresos brutos promedio. Ahora podrás calcular la base imponible de cualquier año en el futuro hasta donde quieras conocer las proyecciones de tus ingresos. Base que será del 75% de tus ingresos brutos. Ejemplo: Los ingresos de US$200.000 se traducirán en ingresos gravables de US$150.000 o 200.000 veces el 75%.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images