Cómo motivar al personal y mantener a los empleados

Escrito por Amy Guettler | Traducido por Lucia G. Cejas

En un entorno empresarial competitivo, motivar y retener a los mejores talentos de tu empresa es vital. Esto significa garantizar que los miembros del personal, especialmente los empleados de alto rendimiento, estén satisfechos con su trabajo, pero motivados para quedarse en tu empresa. Las empresas que comprenden el valor de la moral de trabajo fuerte utilizan una serie de estrategias para fomentar la lealtad, el entusiasmo, la motivación y, en última instancia, la retención.

Ofrece un programa de compensación competitivo. Simplemente no hay manera de evitarlo. El salario es una de las características más importantes que los posibles nuevos empleados tienen en cuenta. No tienes que pagar mucho más que tus competidores; incluso un paso por encima del resto nominal es suficiente. Además, considera la implementación de un plan de bonos de retención en lugar de un bono por firmar. Prometiendo un aumento anual fuerte después de tres, cinco, o 10 años es un fuerte incentivo para que los empleados se queden. Recuerda que debes asegurarte de que la compensación sea proporcional a la naturaleza y la cantidad de trabajo que se espera que realice un empleado.

Proporciona una serie de condiciones ventajosas. Los empleados son más propensos a quedarse con una empresa si reciben beneficios como atención médica excelente, reembolso de matrícula, membresías en gimnasios, guarderías, programas de bienestar, un buen plan de jubilación, etc. Sé generoso con las vacaciones, feriados, días de enfermedad o problemas personales, los beneficios pueden aumentar con la antigüedad. Aunque parezca contradictorio, todo conduce a una mayor productividad y motivación.

Fomenta un ambiente de trabajo positivo. Tu imaginación es el límite, pero algunas ideas incluyen la celebración de cumpleaños, proporcionando ocasiones especiales, la celebración de competiciones deportivas y celebrar los éxitos de la compañía o individuo. Cuando el personal espera con interés venir a trabajar, van a estar motivados para hacer lo mejor.

Permite la flexibilidad. Muchos de tus empleados tienen obligaciones personales que tienen lugar durante la jornada de trabajo u otras necesidades que hacen que sea más fácil para ellos para trabajar en un horario de 7:00 a 16:00, por ejemplo. Si un empleado cumple siempre con su trabajo, sé flexible con sus horas libres para que pueda ir a la obra escolar de su hijo, llevar a su madre al médico o incluso cambiar el aceite. Si tiene un hijo enfermo, permítele trabajar desde casa.

Dale a los empleados las mejores herramientas y la capacitación para tener éxito. Unos trabajadores bien formados requieren menos supervisión y se sienten más confiados en sus roles. Asegúrate de que tu personal reciba capacitación permanente y otras oportunidades para el desarrollo, y van a estar motivados para lograrlas. Facilita el acceso a la tecnología actual y a las herramientas. Las computadoras lentas, las impresoras obsoletas y los suministros viejos sólo sirven para frustrar a los empleados y obstaculizar la productividad.

Proporciona oportunidades para el adelanto. Nadie quiere un trabajo sin futuro, así que fomenta la motivación y la lealtad, estimulando al personal. Esto señala una recompensa por el trabajo duro y quedarse en la empresa, así que habla de un plan de carrera profesional con cada empleado. La capacidad de subir la escalera proverbial es a la vez un poderoso motivador e incentivo para quedarse.

Reconoce y recompensa a los empleados por su arduo trabajo y logros. Esto puede ser tan simple como "¡Buen trabajo!" o una tarjeta de corazón, pero otras técnicas incluyen entrega de premios y trofeos, regalos, o incluso un lugar de estacionamiento especial. Asegúrate de reconocer a los empleados frente a sus compañeros de trabajo, e inspirarás a otros.

Realiza encuestas anuales para determinar la satisfacción laboral. Pregunta a tu personal lo que más disfruta del trabajo, lo que encuentra frustrante, si tienen alguna idea para mejorar un determinado problema o iniciar un nuevo esfuerzo, y lo que les gustaría ver más o menos. Por supuesto, esto debe hacerse anónimamente, y asegúrate de poner en práctica lo que aprendes.

Créditos de las fotos

  • Digital Vision./Digital Vision/Getty Images