Cómo montar un distribuidor de autos usados

Escrito por Allison Dodge | Traducido por Gabriel Guevara

Abrir un distribuidor de autos usados puede ser una opción sabia de negocios, ya que los vehículos son un modo principal de transporte para muchas personas, y muchos individuos no quieren pagar el precio completo por un nuevo vehículo que se depreciará rápidamente. Casi cualquier persona tiene la oportunidad de comenzar un negocio en este nicho si sabe cómo montar un distribuidor de autos usados.

Financiamiento seguro. Visita un banco local o a un representante de una unión de crédito para determinar qué oportunidades de financiamiento están disponibles para ti. Calcula con anterioridad cuánto capital podrías necesitar determinando el coste inicial del inventario de vehículos y los costos de operaciones de 6 a 12 meses. Completa el proceso de aplicación para obtener un préstamo para financiar tu nuevo emprendimiento.

Encuentra una ubicación. Determina si quieres alquilar o comprar un espacio comercial para tu distribuidor basado en tus opciones de financiamiento. Reúnete con un agente local de bienes raíces o un director de propiedades comerciales para revisar qué lugares están disponibles en tu área y que se ajusten a tus necesidades de negocio. Los distribuidores de autos usados a menudo necesitan espacio de oficinas y un lote exterior para mostrar los vehículos. Haz que inspeccionen el local que elegiste para asegurarte que cumpla con las regulaciones de zona, contra incendio y de salud que se requieren por el código de la ciudad.

Aplica para una licencia. Completa el proceso de aplicación requerido por el gobierno de tu estado para obtener una licencia como un distribuidor de autos usados. Envía prueba de que cumples con las regulaciones de zona, y provee un consentimiento para una revisión de antecedentes penales. Obten una fianza de seguridad en la cantidad requerida por tu estado, y completa el registro con el Departamento Estatal de Ingresos para cobrar y pagar impuestos de los vehículos que vendas. Espera una inspección por parte de un representante de la autoridad de licencias para ventas de autos usados de tu estado.

Obten un inventario. Asiste a subastas conducidas por agencias locales de gobierno o bancos para obtener vehículos que han sido decomisados como parte de actividad criminal o por falta de pago. A menudo, estos vehículos se venden por precios mucho más bajos que el valor del Libro Azul Kelley. Una vez que tengas un inventario inicial, puedes mantener los niveles de inventario continuando las visitas a las subastas al igual que aceptando intercambios de clientes que buscan comprar un vehículo.

Contrata personal. Recluta un personal de venta para que trabaje con los clientes y hagan que compren vehículos de tu distribuidora. Contrata un gerente de finanzas para que otorgue préstamos a los clientes si ofreces financiamiento a través de tu distribuidora. Si el dinero es un problema al comenzar tu negocio de distribución de autos usados, maneja muchas de las tareas tú mismo en lugar de pagarle a alguien para que lo haga.

Promueve tu distribuidora. Coloca algunos de tus mejores vehículos u ofertas cerca de carreteras públicas o aceras donde la gente que pasa pueda verlos. Utiliza publicidad en Internet desarrollando tu propio sitio web o página de Facebook. Publica anuncios gratis en Craigslist o usa eBay para extender el número de personas que pueden ver y comprar los vehículos de tu distribuidora.

Créditos de las fotos

  • Barry Austin Photography/Photodisc/Getty Images