Cómo inventar eslóganes

Escrito por Catherine Lovering | Traducido por Pau Epel

El eslogan es un elemento clave de la marca de una compañía. Una compañía debe crear un eslogan efectivo y quedarse con éste por un largo tiempo; el eslogan se convertirá en una parte importante de la estrategia general de mercadeo del negocio. No todos los eslóganes son creados de igual forma. Para inventar un eslogan efectivo para tu compañía, es necesario establecer tu mensaje central y resumirlo en pocas palabras. Cuando hayas hecho una buena elección, tu eslogan será la frase con la que los clientes identificarán tu negocio.

Items you will need

  • Un tablero blanco

Decide sobre la ventaja principal de tu compañía. Esto es el elemento que deseas que los clientes potenciales recuerden de tu eslogan. Es lo que distingue tu compañía de la competición: excelente servicio al cliente, tamaño pequeño, calidad del producto. El eslogan se referirá a este elemento directamente o por implicación.

Realiza una sesión de tormenta de ideas. Reúne a los miembros clave de tu equipo y lanza ideas. Haz que un facilitador escriba ideas en tablero blanco así como vienen del grupo, y mantén la conversación acerca de la mejor frase para promover la compañía. El objetivo es generar tantas ideas como sea posible, no criticarlas a medida que van apareciendo.

Desarrolla un ritmo para el eslogan. Si el eslogan es pegadizo, es más probable que sea recordado y repetido. Puede ser parte de una melodía o rima, usa el mismo número de sílabas en cada palabra, o una combinación de éstas. Si tu negocio es una pastelería, el eslogan "haz una pausa, come tarta" es fácil de recordar y apunta a tu ventaja clave, que es disfrutar de la comida dulce.

Utiliza pocas palabras. Un eslogan debe ser corto, idealmente de seis a ocho palabras. El mensaje clave del eslogan se pierde si éste es muy largo, y entre más cosas hay para recordar, menos cosas recordará la gente en realidad.

Mantén la veracidad y no exageres. Incluso frases aparentemente inofensivas, como "el mejor", o "número uno", pueden reflejar poco de tu marca si no hay datos que las soporten. Si tu eslogan es "Toma una pausa, come la más premiada tarta", y los premios fueron en concursos en los que nadie más participó, es mejor dejar fuera esta información.

Integra tu marca o nombre de la compañía. Un eslogan no es efectivo si es recordado por muchas personas pero nadie puede mencionar tu compañía. En una ciudad con muchas pastelerías, "Haz una pausa, come tarta" podría grabarse fácilmente en la mente de un cliente, pero los enviaría a su tienda de comestibles local en vez de a tu tienda. Una alternativa, "Haz una pausa, come pastel donde Marta", tiene mejores chances de llevar a los clientes adonde deseas que vayan.

Créditos de las fotos

  • Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images