¿Cómo iniciar una empresa de tarjetas de crédito de prepago?

Escrito por Gail Cohen | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto

Si piensas que casi todo el mundo y sus hermanos están entrando en el negocio de las tarjetas de crédito de pre-pago, no estás equivocado. Los bancos, las organizaciones sin fines de lucro, las empresas, los comercios y otras entidades están descubriendo que hay dinero y valor de comercialización en la emisión de tarjetas, y que una vez que das el salto, te convertirás en un fanático también. Examina a los emisores de tarjetas de prepago, sus sitios web están en todas partes, y compara las características y beneficios, de modo que tan pronto como veas la relación que sea más adecuada para ti, puedas unirte a la comunidad.

Items you will need

  • Un negocio
  • Licencias / permisos
  • Un número de identificación fiscal
  • Un emisor de tarjeta
  • Un diseño de tarjeta

Sé propietario de un negocio establecido. A primera vista, esto puede sonar como un consejo tonto, pero los emisores de tarjetas buscan empresas que están funcionando cuando emiten las tarjetas prepago porque quieren saber que el propietario (o sea tú) has tenido la debida diligencia para la creación de ese negocio. Esto significa que debes prestar atención a lo básico, como la apertura de una cuenta bancaria de tu negocio, empezar con un negocio y/o plan de marketing y obtener un número de identificación fiscal del IRS, los permisos locales y las licencias requeridas por tu gobierno municipal.

Elige una compañía de tarjetas. MasterCard, Visa y American Express son las fuentes más grandes y populares de tarjetas de crédito de prepago y puedes encontrar un montón de ellas emitidas por los bancos patrocinadores en tu área. Compara las tarifas aplicadas por varios emisores para que logres un equilibrio. Ciertamente quieres tener ganancias, pero no a expensas de honorarios que puedan ahuyentar a los solicitantes.

Trabajar con el creador de las tarjetas de prepago en un diseño para tu tarjeta. Una cuota de pago podría estar asociada con este diseño y con la configuración de esta tarjeta única, de modo que si decides ofrecer algunos estilos, esa cuota puede aumentar.

Haz marketing de tu tarjeta para los consumidores. Dado que las tarjetas de prepago de crédito funcionan como tarjetas de regalo y son regularmente compradas por personas con crédito insuficiente o malo, tú no tendrás que hacer verificaciones de crédito para emitir tarjetas a los clientes, pero eso no significa que no tengas que publicitar tu tarjeta. Usa letreros, volantes y materiales de marketing para dar a conocer los beneficios de tener tu tarjeta de crédito de pre-pago con frases como: no hay límites, no hay potencial sobregiro, útiles en la mayoría de las tiendas y la conveniencia de contar con un sustituto del efectivo sin tener que entrar en la jaula giratoria de hámster que son los saldos de las tarjetas.

Configura tu computadora o sistema de caja registradora para volver a cargar las tarjetas de prepago de crédito para que tus titulares de la tarjeta no vayan a otra parte a reponer el avance. Está claro que quieres beneficiarte de estas relaciones de múltiples formas: en primer lugar, mediante el cobro de una cuota cuando alguien se compromete a utilizar una tarjeta de crédito prepagada que ofrece tu compañía, entonces puede que desees realizar un cobro nominal de recarga en el punto de compra. Por último, cuando un titular de tarjeta frecuenta tu negocio para recargar su tarjeta de prepago, también él puede hacer una compra. Genera tráfico de la tarjeta de crédito de prepago, dando un incentivo a los titulares de las tarjetas por las referencias que hagan de amigos y familiares y, de este modo, la tarjeta de su prepago de tu negocio puede prosperar.

Especialízate en un tipo de tarjeta de crédito de prepago que te permite llegar a los compradores que frecuentan tu negocio. Por ejemplo, si tu tienda vende útiles escolares, entonces emite una tarjeta de crédito de prepago dirigida a los padres que no quieren darles a su hijo una tarjeta de crédito estándar, pero que al mismo tiempo le desean enseñar a los jóvenes a cómo utilizar una tarjeta de forma responsable. Tú puedes precargar las tarjetas de crédito con las asignaciones semanales o recomendar tu tarjeta de prepago a los padres que envían a un hijo a la universidad para que no haya sobregiros, como podría suceder si usara una regular. Ellas se parecen a "las reales", de modo que una tarjeta precargada también puede impresionar a sus compañeros.

Créditos de las fotos

  • BananaStock/BananaStock/Getty Images