Cómo iniciar una asilo

Escrito por Eric Feigenbaum | Traducido por Vanina Frickel

El aumento de la población anciana en Estados Unidos significa que están surgiendo empresas e instituciones nuevas para apoyar a los ancianos en sus últimos años. Cuando los ancianos llegan a un punto en donde realizar las tareas cotidianas independientemente en casa ya no es seguro o deseable, pero no son débiles ni necesitan cuidados de enfermería y médicos, muchos recurren a los asilos. Los asilos ofrecen a los mayores su propia habitación o incluso apartamento con cuidadores, auxiliares de enfermería y enfermeras a la mano para ayudarlos con las tareas de los residentes y sus limitaciones. Aunque los asilos no son servicios médicos, están regulados por seguridad y requieren la aprobación del gobierno.

Asegura financiación suficiente para diseñar, construir y operar inicialmente tu asilo. El U.S. Department of Health and Human Services ofrece préstamos garantizados para la construcción de nuevas instalaciones.

Compra bienes inmuebles cuya zonificación permita un asilo. Necesitarás los servicios de un agente de bienes raíces comercial que sepa algo acerca de las instituciones para el cuidado de la salud.

Contrata a un arquitecto para diseñar un asilo e incorpora características creas harán que tu negocio sea superior que el de tus competidores. Las comodidades en el espacio personal de los residentes y las instalaciones recreativas hacen que una instalación sea más atractiva. Tu arquitecto debe consultar al departamento estatal de salud y conocer las reglamentaciones de servicios sociales en lo referente a asilos para hacer diseños seguros que cumplan con todos los estándares requeridos.

Aplica en tu ciudad o condado para obtener un permiso para la construcción de tu asilo. Además de completar las aplicaciones disponibles a través de la oficina municipal respecto del uso del suelo, tendrás que presentar los diseños y, posiblemente, un plan de negocios. Muchos gobiernos locales llaman a un consejo o junta de supervisores para discutir tus planes y su impacto en la zona, antes de recibir la aprobación. También se te puede pedir que realices modificaciones en tus diseños.

Contrata a un contratista y construye tus instalaciones. Elige uno que tenga experiencia en asilos, grandes complejos residenciales y centros de salud para obtener los mejores resultados.

Aplica para obtener un permiso para operar el asilo en tu departamento estatal de servicios sociales y de salud. El estado puede pedir modificaciones a tus instalaciones e inspecciones de seguridad antes de que se te dé la aprobación.

Obtén una licencia comercial de la ciudad o del condado. Sólo porque tu instalación tiene licencia estatal no significa que el gobierno local no requiera un permiso. Puedes encontrar más información en el sitio web de la ciudad o del condado.

Compra las camas y muebles. Tu permiso estatal especificará con cuántas camas se te permite operar, por lo que debes mantenerte dentro de esos límites. Completa toda la decoración y los acabados.

Compra seguros contra terceros y de compensación laboral. Ya que tendrás como responsabilidad el bienestar y el cuidado de los residentes y el personal proveedor de cuidados de salud, tendrás una exposición legal importante.

Contrata a un administrador de asilos autorizado por el estado. Normalmente, los administradores obtienen su licencia a través del departamento de estado de salud y servicios humanos o el departamento de salud. Comprueba las licencias de los candidatos y antecedentes antes de continuar. Esta persona será la persona que maneja tus instalaciones y será en gran parte responsable de tus éxitos y fracasos. Entrevista y examina muy a fondo.

Entrevista y contrata a un director de marketing para buscar residentes y comenzar a llenar tus instalaciones. Es posible que a esta persona le tome algún tiempo hasta que comience a hacer las conexiones en las comunidades y los servicios médicos de alto nivel para conseguir a los residentes iniciales. Así que contrata temprano y deja pasar un tiempo.

Contrata personal de enfermería, auxiliares de enfermería, cuidadores, personal de cocina y demás personal necesario para operar tu asilo. Entrevista al personal clínico con cuidado y correctamente, verifica sus antecedentes y licencias para asegurarte de que estás recibiendo buenas personas. Consulta las leyes de tu estado sobre la práctica y requisitos de las enfermeras y las auxiliares de enfermera, y contrata personal por lo menos que llegue al estándar, si no mejor.

Comienza a admitir residentes y a operar. Asegúrate de obtener referencias de los residentes y sus familias para solicitar más residentes. La gente a veces puede conseguir que los amigos y vecinos se unan a sus asilos.

Créditos de las fotos