Cómo iniciar un negocio de pensión para perros

Escrito por Jack Gerard | Traducido por Mayra Cabrera

Los negocios de pensión para perros brindan un lugar seguro para los dueños de mascotas a dejar ahí a sus perros cuando están en el trabajo o fuera de la ciudad. Sin embargo, iniciar un negocio de pensión para mascotas requiere de algo más que amor hacia los animales. La salud y el bienestar de los perros pensionados se debe tener en cuenta, al igual que la responsabilidad legal de cuidar a las mascotas de los demás. Asimismo, las leyes locales de zonificación deben ser investigadas antes de abrir un negocio de pensión canina.

Instrucciones

Comunícate con tu junta local de zonificación y preguntar si hay leyes especiales de zonificación vigentes en relación con los negocios de pensiones para mascotas. Si la pensión de mascotas no está permitida en ciertas áreas tendrás que buscar un lugar de negocios en las áreas donde se permitan.

Ponte en contacto con el ayuntamiento y pregunta si se requiere una licencia especial para operar un negocio de pensión canina. Esta licencia puede ser adicional a la licencia comercial que se requiere para comenzar tu negocio.

Elige un lugar que cuente tanto con habitaciones en interiores como en exteriores. tu local necesita espacio para múltiples perreras en el interior y lugares donde los perros puedan correr o ejercitarse en el exterior para satisfacer sus necesidades de actividad. Si es posible, elige un lugar con al menos una habitación grande, así como habitaciones más pequeñas que se puedan utilizar como espacio de oficinas y un espacio para mantener separados a perros difíciles o hembras en celo.

Contrata un seguro para protegerte de la responsabilidad en caso de que alguno de los perros que arriben se lesionen o se enfermen mientras están bajo tu cuidado. También debes asegurar el lugar contra los daños que puedan ser causados ​​por los perros.

Crear un acuerdo de pensión para aquellos que traen sus perros a tu negocio. El acuerdo debe incluir información sobre lo que eres responsable, la alimentación y rutina de ejercicio del perro y cualquier acción disciplinaria que tomarás. También debes incluir lo que esperas de los dueños de los perros, como el que estén vacunados. Permite que un abogado le dé un vistazo al acuerdo y sugiere cambios o adiciones que sean necesarios.

Compra suministros para tu negocio de pensión canina. Las compras deben incluir varias casetas en las que puedas mantener albergados a los perros, juguetes para perros para mantenerlos ocupados, cuencos de agua y alimentos, y por lo menos una gran bolsa de comida para perros por caseta para comenzar tu negocio.

Calcula tus tasas de embarque, incluyendo el costo de los alimentos en tus cálculos. Consulta las pautas de alimentación recomendadas en las bolsas de alimentos para estimar la cantidad de alimentos que será utilizada por perro cada día, para que así puedas calcular el coste promedio de alimento de los perros por día.

Ponte en contacto con un veterinario local y establece una relación de negocios con él. Esto te servirá por si alguno de los perros bajo tu cuidado necesita atención médica y así seas capaz de obtener descuentos en productos para mascotas comprados directamente por el veterinario. Pregunta si puedes anunciar tu negocio o dejar cupones de tu pensión canina para los clientes del veterinario como un medio de promoción.

Anuncia tu pensión para mascotas con volantes, anuncios en periódicos y un sitio web. Crea cupones que ofrezcan descuentos para aquellos que pensionen por vez primera a sus mascotas para animar a los clientes a llevar sus perros a tu negocio.

Mantén un registro de los perros que son traídos para pensión. Estos registros deben incluir problemas de salud conocidos, sus preferencias o qué le disgusta y los problemas de disciplina que el perro pudo haber tenido durante su estancia

Créditos de las fotos

  • Crystal Cartier Photography/Brand X Pictures/Getty Images