Cómo iniciar un negocio de gimnasio

Escrito por Melinda Gaines | Traducido por Lucrecia García

Más gente está tratando de llevar una vida más saludable, lo que incluye hacer más ejercicio en diciembre. Aquellos que no poseen o no tienen acceso a equipos de gimnasia suelen comprar una membresía en un gimnasio. Existen muchos tipos de gimnasios que atienden a distintos tipos de clientes que van de las mujeres embarazadas a los culturistas profesionales. Si deseas abrir un negocio de gimnasio, tienes que hacer varias cosas para asegurar el éxito de tu empresa.

Busca un nicho para tu gimnasio para diferenciar tu empresa de las cadenas nacionales más grandes. Por ejemplo, puedes abrir un centro de pilates y yoga, un gimnasio para mujeres, un gimnasio de grupos, uno de pesas gratis, uno atlético o un gimnasio familiar.

Escribe un plan de negocio, incluyendo los detalles acerca de tu nicho de mercado, un análisis de la competencia, es decir, los gimnasios locales, tres años de presupuesto de gastos y previsiones de beneficio, y los planes de comercialización y relaciones públicas.

Conviértete en un instructor certificado de gimnasio o contrata a personas con tales calificaciones. Incluso si no vas a entrenar clientes, deberías aprender RCP básico en el evento de que uno de tus clientes necesite ayuda.

Obtén los permisos necesarios para tu negocio en tu área para dirigir una empresa de servicios, tales como un certificado de nombre ficticio (DBA), un número de identificación de empleador o el número de identificación fiscal. Si vas a vender productos al por menor, es posible que necesites un permiso de reventa, o impuesto sobre las ventas y el permiso de uso de tu estado.

Compra o arrienda un espacio para tu gimnasio. La cantidad de espacio que necesitas dependerá de tu nicho de mercado y la cantidad de equipo que planeas comprar.

Compra equipos para tu gimnasio. Comprar un paquete de diseño a los fabricantes de equipos puede ahorrar dinero, así como comprar equipos de calidad y usados ​​de entrenadores personales que se jubilan, o de los gimnasios que se están quedando fuera del negocio.

Obtén un seguro de responsabilidad civil para proteger tu negocio en caso de que un cliente se lastime durante el uso de tus instalaciones. A pesar de que hacer que tus clientes firmen una exención de responsabilidad es una manera de tomar precauciones, el seguro entrará en juego si alguien decide tomar acción legal después de un accidente.

Ofrece incentivos a los clientes que frecuentan el gimnasio. Por ejemplo, puedes ofrecer un servicio de cuidado de niños gratis o con descuento, toallas gratis para usarlas durante los entrenamientos, agua gratis, pases de invitado y seguridad, si vas a estar abierto durante las horas nocturnas y la madrugada.

Hazle publicidad a tu gimnasio. Pon en marcha una página web promocional, patrocina un evento o feria de salud física, da clases de descuento para personas mayores o jóvenes, envía comunicados de prensa a los medios locales o abre cuentas de redes sociales.

Créditos de las fotos