Cómo hacer un proyecto de estructura de capital

Escrito por Tracey Sandilands | Traducido por Mike Tazenda

Un proyecto de estructura de capital es una actividad que una compañía emprende y que requiere de financiamiento mediante una combinación de deuda, patrimonio neto y otras fuentes. Algunas de estas fuentes pueden ser externas, como instituciones crediticias, y la proporción de fondos de cada una de ellas se conoce como tasa de apalancamiento. Para hacer que el proyecto de estructura de capital ocurra, los ejecutivos de una empresa deben ordenar los distintos tipos de financiamiento, cuya disponibilidad depende de varios factores.

Items you will need

  • Último balance
  • Calculadora
  • Presupuestos
  • Información sobre instituciones prestamistas
  • Información sobre inversores

Compila un presupuesto para el proyecto que planeas ejecutar. Pide estimados escritos de proveedores, presupuestos de contratistas, y calcula la cantidad de tiempo que te tomará a ti y a cualquier personal pago involucrado. Incluye en tu presupuesto el costo de las licencias y permisos, los pagos de horas extras al personal, impuestos y beneficios salariales por el período en cuestión.

Identifica el valor del patrimonio neto de tu empresa calculando el valor total de los activos, incluyendo opciones bursátiles sin ejecutar, el valor de inventarios y las ganancias retenidas. Esto te permitirá determinar cuánto dinero puedes financiar mediante tu empresa ofreciendo una parte de ella. Un mayor porcentaje de financiamiento obtenido por patrimonio neto significa una menor tasa de apalancamiento, o porcentaje que necesita ser obtenido mediante deudas.

Calcula cuánto de tu patrimonio neto puedes arriesgar en el financiamiento del proyecto. El financiamiento por patrimonio neto tiene un menor costo de intereses que la deuda, pero conlleva un mayor riesgo. Necesitarás tomar una decisión de compromiso, lo cual significa decidir cuánto del valor de tu empresa deseas ofrecer a los inversores.

Trabaja sobre el retorno a la inversión que puedes esperar del proyecto, también conocido como tasa interna de retorno. Necesitarás convencer a financistas externos de que tu enfoque del proyecto es viable, o caso contrario, te negarán su apoyo. Los proyectos de estructura de capital deben arrojar una tasa de retorno mayor al mínimo aceptable, también llamada tasa de barrera, que es normalmente de entre el 8 y el 11%, basándose en el retorno a las inversiones en la bolsa de valores, afirma la Escuela de Negocios de la Universidad Duke Fuqua.

Escoge una combinación de opciones de financiamiento que juntas reduzcan la tasa barrera tanto como sea posible. Por ejemplo, la tasa de interés sin riesgo de un préstamo a corto plazo de una institución de créditos establecida es de entre un 3 y 5%, pero este tipo de acreedor necesitará pruebas fuertes de que el proyecto arrojará un retorno satisfactorio. Si el perfil de riesgo de tu proyecto es alto, y la tasa de retorno a la inversión es menor que lo que el prestamista considera aceptable, puede que necesites contactarte con un capitalista aventurero para obtener un mayor apalancamiento financiero que conlleve un mayor interés o costo del capital, como así también un mayor riesgo.

Ejecuta el proyecto una vez que las distintas formas de estructura de capital estén en su lugar. Tu proyecto necesitará completarse en tiempo y forma y sin salirse del presupuesto para evitar acumular costos, lo cual reduce el retorno a la inversión e incrementa el riesgo de inestabilidad financiera.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images