Cómo hacer tu propia línea de productos

Escrito por Miki Markovich | Traducido por Mariano Abrach

Al hacer tu propia línea de productos, empieza por reconocer la oportunidad y conocer tu objetivo demográfico. Cuando veas una necesidad del cliente sin satisfacer, busca una solución. Los empresarios que reducen su enfoque a los datos demográficos específicos en lugar de buscar atraer a las masas deben concentrar y simplificar sus esfuerzos y tendrán una mejor oportunidad de mayor retorno de la inversión.

Selecciona los productos. Asegúrate de que tu producto satisfaga las necesidades de tu público objetivo. Esfuérzate por crear productos similares dentro de la misma categoría. Por ejemplo, si has creado una línea que incluye champús y acondicionadores, una progresión natural podría ser productos para el cabello o productos de baño. Esto aumentará la fortaleza de tu marca, haciendo que tu empresa sea más reconocible.

Elige un proveedor de productos. Si deseas crear artículos de papel, tazas o ropa con tu obra de arte original o tus fotos, considera el uso de un proveedor en línea que te permita subir tu trabajo original a sus medios pre-hechos. Raramente existen tarifas por adelantado. Creas tus mercancías y las comercializas. Los sitios a menudo se encargan de las transacciones y el envío.

Considere la posibilidad de utilizar un fabricante por contrato. Según Timothy Ferriss, autor de "The 4-Hour Workweek", esto es especialmente eficaz si estás reutilizando un producto existente. Haz que el fabricante empaque este producto ya existente con tu etiqueta personalizada y tendrás de inmediato tu propia línea de productos. Esto puede reducir exitosamente los gastos iniciales de producción y pruebas, así como la adquisición de tus propias instalaciones y equipos costosos. Investiga y el contacta fabricantes que actualmente produzcan el tipo de productos que deseas crear. Si no son capaces de ofrecerte el servicio, pide referencias.

Investiga empresas al por mayor, fabricas e importadores si estás buscando reutilizar o volver a empaquetar un producto actual para vender como propio en lugar de crear un producto o fórmula desde el principio. Un ejemplo de un producto reutilizado exitosamente, aunque complicado, es el medicamento sildenafilo. Se vende a las personas con hipertensión arterial pulmonar que también necesitan mejorar y aumentar su capacidad para hacer ejercicio. También se envasa, comercializa y vende con otro nombre como un tratamiento para la disfunción eréctil.

Contacta al fabricante, importador o mayorista por los precios. Pocos distribuidores te darán en línea los precios al por mayor correctos. Completa un formulario de solicitud o llama para recibir los precios. Normalmente, los precios al por mayor son igual al 60 por ciento de los precios al por menor.

Crea un prototipo si estás diseñando un producto original.

Crea una cuenta con tu fabricante. Asegúrate de que estás familiarizado con todos los términos del acuerdo. Haz que el fabricante proporcione muestras.

Buscar comentarios. De acuerdo con Sari Crevin, empresario y creador de la SippiGrip, conocer la opinión de los miembros de tu objetivo demográfico te ayudará a perfeccionar el producto, a fijar los precios y a la comercialización.

Aprenda las mejores prácticas de los creadores veteranos. Encuentra personas afines y comparte recursos y mejores prácticas. Puedes ser capaz de evitar errores cometidos por otros recopilando conocimiento e información de la industria acerca de los fabricantes y los minoristas.

Contrata a un abogado si tu producto es material para patentar o registrar la marca.

Sé persistente. Asegúrate de que el producto terminado y envasado satisfaga a tus clientes y a tus propias expectativas.

Prepárate para hablar acerca de tu línea de productos. Conoce lo que distingue a tu línea de otras líneas similares y sé capaz de explicar esto en tan sólo unos minutos.

Comercializa tu producto. Esto puede incluir la venta de tu producto en línea, asistir a ferias o mantener reuniones con los compradores minoristas.

Advertencia

  • Si vas a crear una línea de productos consumibles, asegúrate de seguir las pautas de la FDA.

Créditos de las fotos

  • Sky View/Photodisc/Getty Images