Cómo distinguir entre costos controlables y relativos

Escrito por Lauren Treadwell | Traducido por Paulina Illanes Amenábar

    Los costos controlables son gastos que una empresa tiene el poder de cambiar. Muchos de los costos del negocio son controlables hasta cierto punto, tales como los sueldos y materiales. Los costos relativos son los gastos que cambian dependiendo de dónde la compañía hace sus negocios, tales como los costos de transporte de mercancías. Aunque los costo controlables y los costos relativos pueden parecer conceptos diferentes, un costo puede ser controlable y relativo a la vez. Es una tarea sencilla decidir si un gasto es controlable o incontrolable, y si es relativo.

    1

    Determina si la empresa tiene control sobre el costo. Si el negocio puede influir en el costo, como por ejemplo utilizando un proveedor menos costoso o reduciendo el uso de combustible, energía o agua, el costo es controlable. Los costos que se imponen a la empresa, como impuestos, generalmente no son controlables.

    2

    Establece si el costo es variable o fijo para confirmar que es controlable o incontrolable. Los costos variables incluyen suministros y materiales, costos del trabajo y pagos de utilidad. Estos costos pueden cambiar dependiendo del proyecto, las fluctuaciones en la demanda de uso o mercado. Los costos fijos, como el alquiler o los pagos hipotecarios, las primas de seguro y los pagos del préstamo, generalmente permanecen iguales cada mes. Si el costo es variable, es probable que sea un costo controlable. Si es fijo, es probable que sea un costo incontrolable porque los gastos fijos son establecidos a menudo por un tercero y la empresa generalmente no puede controlar la cantidad.

    3

    Determina si el costo es relativo. Los costos relativos cambian dependiendo de la ubicación de la empresa. Ejemplos de costos relativos son el alquiler y la hipoteca, transporte, permisos, licencias e impuestos, todo lo cual puede cambiar si la empresa se traslada a una zona en la que estos costos son diferentes, como un nuevo estado o país. Los costos relativos pueden ser controlables o incontrolables. Los costos relativos controlables incluyen energía y transporte. Los costos relativos incontrolables incluyen impuestos y seguros.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Comstock/Getty Images