Cómo crear una hoja de balance de apertura para un nuevo negocio

Escrito por Carter McBride | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Las empresas utilizan los balances para el seguimiento de sus activos, pasivos y patrimonio neto. Los activos son lo que la empresa posee. Los pasivos son los importes que la empresa debe. El patrimonio es la cantidad que los dueños ponen en el negocio. Es importante recordar que tu hoja de balance debe equilibrarse. Esto significa que tus activos son iguales a los pasivos más el patrimonio del propietario. Estas cantidades no pueden ser desiguales. Si se vuelven irregulares, entonces tienes un problema con las entradas de tu diario después de que el negocio comienza.

Escribe todos los activos de la empresa y la cantidad que vale cada activo. Por ejemplo, supongamos que tienes US$500 de dinero en efectivo en el negocio, un automóvil en la actualidad por un valor de US$5.000 y bienes por valor de US$100.000. Podrías enumerar cada una de ellas en "Activos" en tu balance general.

Escribe cualquier deuda que tu empresa tiene actualmente en relación con los activos. En el ejemplo, supongamos que tienes US$75.000 de deuda con la empresa que se debe a cinco años. Podrías escribir deuda a largo plazo con US$75.000. Recuerda, los pasivos se dividen en dos categorías: la deuda a corto plazo y a largo plazo. La deuda a corto plazo es aquella que tiene un vencimiento inferior a un año. La deuda a largo plazo son aquellas deudas que se deben a más de un año.

Resta tu pasivo total de tus activos para determinar el capital del propietario. Esta es la cantidad que un propietario puso en la empresa. En el ejemplo, US$105.500 menos US$75.000 equivalen a US$30.500 de patrimonio. Así que de todos los activos, US$30.500 se le dieron a la empresa por parte del propietario.

Consejo

  • En el formato de la hoja de balance, puedes tener activos en el lado izquierdo y el pasivo y capital contable en el lado derecho. También puedes hacer una lista de éstos, pero el orden es siempre activos, pasivos y luego capital contable.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images