Cómo convertirse en distribuidor de pelucas y extensiones

Escrito por D. Laverne O'Neal | Traducido por Pilar Celano

Más de US$ 154 mil millones en cabello humano se importaron a los Estados Unidos en el 2007, de acuerdo con un informe de Fox News de enero del 2008. Si bien parte se pudo haber utilizado con otros fines, la creación de pelucas y extensiones con ese cabello es un gran negocio y tiene una gran cantidad de vendedores mayoristas. Muchos de estos trabajan en Internet y suelen solicitar distribuidores y revendedores a menudo. Si bien los dueños de peluquerías y salones de belleza son los distribuidores más obvios, aquellos que cuenten con una gran red de hombres y mujeres interesados en la belleza también pueden obtener una ganancia.

Investiga acerca de los mayoristas de pelucas y extensiones. Muchos se encuentran siempre en busca de distribuidores para vender los productos importados. Algunos hasta te dejarán comenzar sin cargo: lee los términos y condiciones para negociar con ellos. Por ejemplo, algunos mayoristas pueden preferir que vendas exclusivamente sus productos, mientras que otros pueden ser más flexibles.

Busca información sobre la confiabilidad del mayorista. Si puedes encontrar distribuidores, ponte en contacto con ellos para preguntarles cuán confiables son los mayoristas en términos de enviar los productos a tiempo. Los distribuidores pueden verte como una potencial amenaza, por lo que debes manejarte con cuidado. Visita la fiscalía del estado o la ciudad donde se encuentra el distribuidor. Si se han presentado quejas en contra de la compañía, mantente alejado. Obtén la mayor cantidad de información que puedas antes de comenzar a negocias con un mayorista.

Regístrate como distribuidor. Esto suele implicar el pago de una tarifa y la obtención de los materiales necesarios para comenzar con las ventas.

Crea un sitio web. Aunque quieras vender los artículos de una peluquería o una tienda ya existente, crear tu propio sitio web te permite tener acceso a clientes de todo el mundo. Nunca sabes cuándo alguien en Australia puede estar buscando una peluca o extensiones exactamente como las que tú ofreces. También es recomendable que aparezcas en las redes sociales.

Ordena pelucas al mayorista. Ordena peinados que se encuentren a la moda. Si no estás seguro de qué es lo que se está utilizando, revisa publicaciones en línea y revistas de celebridades y de belleza. Algunas compañías te permiten ordenar una única peluca al mes para mantener la condición de distribuidor. Otras exigen que ordenes un determinado peso de cabello por pedido, como dos kilos.

Promueve tu nuevo negocio. Si eres dueño de un salón de belleza o trabajas en uno, hazles saber a todos los clientes que vendes cabello. Publica anuncios en Internet, en carteleras y sitios de la comunidad. Optimiza el marketing mediante los motores de búsqueda. Solicita asociarte con otros salones, spas y proveedores. Quizás no veas resultados de inmediato, pero si eres consistente con el esfuerzo, podrás tener éxito.

Consejo

  • Es posible que puedas comenzar a distribuir sin siquiera efectuar un pedido. Busca sociedades de marketing que te permitan abonar una tasa fija para hacer que los potenciales clientes sepan sobre las pelucas y extensiones y realizar ventas. En estos casos, el distribuidor se encarga del diseño del embalaje y el envío, e incluso puede crear materiales de marketing impresos o digitales por ti.

Advertencia

  • Antes de comenzar a negociar con un mayorista, revisa el contrato con un abogado. Si los términos del acuerdo no se pueden alterar y el mayorista no está dispuesto a negociar, busca otra alternativa.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images