Cómo concluir un plan de negocios

Escrito por Carl Carabelli | Traducido por Daniela Laura Arjones

    Una conclusión fuerte a un plan de negocios puede cimentar el apoyo que necesitas para hacer crecer tu pequeña empresa. Una conclusión débil, sin inspiración, puede dejar a potenciales inversores sintiéndose exactamente de esa manera. Puesto que un plan de negocios es hipotético, debes hacer que tus inversores se sientan tan seguros como tú lo haces, si no es que más. Una conclusión fuerte reiterará tu visión global, especifica lo que necesitas de los lectores y darles una llamada a la acción que los inspire a unirse a ti. Falla en eso y el trabajo que pusiste en la elaboración del plan terminará en vano.

    1

    Escribe con un tono optimista. Si suenas como que no crees en tu empresa, el lector tampoco lo hará. Di: "Siguiendo este plan, la Compañía ABC cumplirá con sus objetivos financieros", en lugar de: "Si tenemos suerte, la empresa ABC puede tener éxito."

    2

    Resume la oportunidad. Un plan de negocio detallado proporciona una gran cantidad de información como capital inicial, proyecciones y datos demográficos de destino. Resume y recuerda al lector esa información.

    3

    Describe donde esperas estar en los próximos tres a cinco años. Muestra el lector que él se beneficiará de invertir en tu empresa. Por ejemplo: "Después de las proyecciones, la empresa ABC crecerá un 50 por ciento durante los primeros cinco años".

    4

    Haz hincapié en lo que te coloca por encima de tus competidores. Para convencer a un lector de invertir, quieres una ventaja competitiva. "La combinación de años de experiencia en la industria, combinada con la tecnología más avanzada, ha preparado a la empresa ABC para reclamar el primer lugar en el mercado."

    5

    Dile al lector lo que se espera de él. El plan en sí mismo puede que le interese, pero su idea de una contribución puede diferir de lo que tú necesitas. Si estás buscando un inversión de $ 20.000, especifica ese número.

    6

    Termina con una llamada a la acción. Si has hecho tu trabajo, el lector está interesado y sabe lo que se espera de él. Un empujón final bien podría sellar el trato. Por ejemplo: "Toma esta oportunidad para entrar en la planta baja de una compañía con un potencial de crecimiento ilimitado".

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Comstock/Getty Images