Cómo comprar directamente desde China

Escrito por Leon Teeboom | Traducido por Mary Gomez

Comprar directamente de China puede representar ahorros significativos en los costos de operación de una pequeña empresa (hasta un 50 por ciento o más). Pero enfrentas riesgos y consideraciones, incluyendo la necesidad de comprender las diferencias culturales y lingüísticas y los procesos que utilizan las fábricas chinas para vender a empresas y a particulares. Para algunos productos, los fabricantes chinos pueden pedirle a una pequeña empresa que solicite un número mínimo de artículos (hasta varios miles de unidades para algunos artículos). Los propietarios de pequeñas empresas deben entender y negociar una variedad de cuestiones culturales, fiscales y económicas para comprar con éxito directamente desde China.

Encuentra un proveedor a través de Internet. Puedes hacer una búsqueda global utilizando un motor de búsqueda como Bing o Google, pero es mejor un sitio de empresa a empresa, como alibaba.com, Global Sources o Made-In-China.com, que manejan numerosos proveedores chinos y tienen un proceso de investigación que trata de eliminar a los fabricantes poco confiables. Por lo general, estos sitios requieren un registro, pero el proceso es gratuito. Por lo general, listas las palabras que indican qué producto deseas y aparecen en pantalla los proveedores. Ponte de acuerdo con los proveedores de forma directa a través de correo electrónico o del cuadro de texto que ofrecen los sitios de búsqueda. Ten en cuenta que a menudo los precios no están en la lista, así que hazle saber al proveedor el precio que estás dispuesto a pagar y el número de unidades que necesitas. Háblale a los proveedores acerca de tu negocio, si ofreces canales exclusivos de productos o el enfoque del producto, los proveedores pueden que quieran tu negocio (y pueden estar más dispuestos a establecer una relación y ofrecer descuentos y ofertas especiales). Recibirás respuestas de correo electrónico dentro de un día o dos, ya sea a través de un correo electrónico que configures en los sitios de búsqueda o a través de tu correo electrónico personal.

Encuentra un proveedor asistiendo a una feria en China como la Feria de Cantón, la cual se celebra cada primavera y otoño en Guangzhou. Esta feria, que se ha presentado dos veces al año durante más de medio siglo, es el evento más grande del país, con miles de expositores (en otoño de 2011 incluyó a casi 25.000). Para una pequeña empresa, esto puede parecer un gran gasto, que implica tarifas de viaje, hoteles, comidas y otros gastos. Sin embargo, el ahorro potencia puede que convierta a esta opción en un medio rentable y útil para establecer contactos con fabricantes de confianza con base en un país donde las interacciones personales son una parte valiosa e importante de la cultura.

Solicita muestras de los productos que has escogido comprar. Es posible que tengas que pagar una cuota simbólica, pero esto puede ser una manera de bajo costo para examinar la calidad de la mercancía antes de hacer un pedido grande. De manera alternativa, compra un pequeño número o cantidad del producto. Esto también te puede dar la oportunidad de examinar el producto y evaluar y aprender sobre cómo funciona el proceso en que la pequeña orden se abre paso a través de la compra, aduanas, transporte y entrega.

Elije un método de envío. Puede que valga la pena el costo de enviar un paquete pequeño (por ejemplo una caja de suministros médicos que necesitas rápidamente) por vía aérea. El envío marítimo puede ser mucho menos costoso, dependiendo del tamaño de la orden, pero puede tardar hasta 30 días, incluyendo el tiempo desde la fábrica china a los muelles de embarque, envío en tránsito, despacho de aduanas y tiempo de envío a tu negocio o almacén. Es posible que tengas que contratar a un proveedor de logística de terceros con la experiencia de agente de aduanas, dependiendo de la complejidad de la orden.

Estima el costo del impuesto al valor agregado. Este es un impuesto (el 17 por ciento para la mayoría de los bienes) que el gobierno chino ha puesto sobre todas las mercancías exportadas desde 1984. Las empresas chinas no listan este impuesto cuando cotizan los precios (al igual que las empresas estadounidenses no enumeran los impuestos sobre artículos que venden). Pero, como comprador, se espera que lo pagues. Muchas empresas chinas tienen derecho a recibir reembolsos por parte del gobierno chino, a veces por el valor total del impuesto. Así que pregunta sobre tales descuentos que la compañía podría recibir y negocia un descuento si el fabricante está recibiendo uno. Se recomienda consultar con la Programación de Tarifas Armonizadas de la Comisión de Comercio de los Estados Unidos para determinar si los deberes de aduana se aplicarán en los productos que estás comprando. Una vez más, como comprador, eres responsable de esos deberes, los cuales varían mucho según los productos (algunos productos no pagan tales impuestos). Incluso si no estás usando un agente de compras para ayudar a inspeccionar la orden y manejar los asuntos de aduana, los impuestos y deberes podrían ser de hasta un 40 por ciento de tu pedido. Además, asegúrate de que se aplique el Código Aduanero correcto a los productos que ordenaste consultando la base de datos Código HS. La falta del código correcto podría retrasar tu envío, o incluso hacer que sea confiscado.

Paga el pedido. La práctica aceptada es utilizar un método 30-70: pagas un 30 por ciento al colocar la orden y el 70 por ciento cuando se envía. A veces, puedes negociar en términos 30-40-30, en el que se pone 30 por ciento por adelantado, pagas 40 por ciento cuando es enviado y 30 por ciento restante cuando tú (o tus empleados de almacén) reciben la mercancía. Si es un pedido grande, utiliza una compañía de agente de aduanas antes de hacer un pago inicial. Estas empresas cobran tan poco como $ 200 o más, dependiendo del tamaño de la orden.

Consejo

  • Si la orden es lo suficientemente grande y compleja, considera contratar a un agente de compras para ayudarte a encontrar el mejor proveedor chino para tus necesidades, así como con las inspecciones y el control de la calidad. Todavía puedes ahorrar dinero comprando en China, pero tal agente puede ayudarte a negociar las reglas y temas complejos relacionados con la compra directa.

Advertencia

  • Puedes buscar fabricantes en Internet en motores de búsqueda como Google, pero puede ser difícil de recuperar tus pérdidas si la mercancía está dañada o es de mala calidad (o no llegan en absoluto). Los operadores empresa a empresa a menudo pueden ayudar a resolver los conflictos debido a que tienen relaciones permanentes con muchos de los fabricantes chinos.

Créditos de las fotos

  • ChinaFotoPress/Getty Images News/Getty Images