Cómo comparar sillas de rejilla para oficina

Escrito por Mason Howard | Traducido por Mayra Cabrera

Las sillas de oficina de rejilla son conocidas por ser transpirables, ligeras y cómodas. La amplia gama de sillas de rejilla de oficina disponibles hacen que su elección sea desalentadora. Para hacer una buena compra, investiga y sé un comprador informado. Conoce qué aspectos debes considerar en una silla y utiliza ese conocimiento para comparar varias sillas. Estos aspectos incluyen proporciones, capacidad de ajuste y la ergonomía. Lee los comentarios y especificaciones de diferentes sillas de rejilla. Siéntate en una variedad de sillas para que puedas tomar la mejor decisión.

Evalúa las proporciones de la silla. Asegúrate de que la silla se adapte a tu cuerpo. Al sentarte, el respaldo de la silla debe ser lo suficientemente alto como para dar soporte a todo lo largo de tu espalda. El asiento debe extenderse a una longitud apropiada para tu cuerpo. Tus rodillas deben descansar cómodamente sobre el borde del asiento sin generar constricción en la parte posterior de tus piernas. Los apoyabrazos deben estar a una altura y distancia de separación cómodas. No deberías de encorvarte para colocar los codos sobre los apoyabrazos. Por el contrario, los brazos no deben doblarse en un ángulo agudo con los apoyabrazos que son demasiado altos.

Busca sillas que sean fácil y totalmente ajustables. La altura del asiento debe ajustarse a tu altura. La tensión de la espalda y el respaldo deben ser ajustables. La profundidad y la altura de la zona lumbar de la espalda deberían ajustarse. Algunas sillas también tienen brazos ajustables. Todas las palancas de ajuste deben ser de fácil acceso y los ajustes deben sentirse fluidos, sin forzarlos.

Revisa las cualidades ergonómicas de la silla (cómo se adapta a la forma natural del cuerpo). El respaldo de la silla debe tener una forma que se ajuste a la curva de tu espalda. Debe tener un asiento ligeramente ahuecado y debe soportar tu peso uniformemente. No debe haber ningún punto de presión excesivo.

Asegúrate de que la silla tenga ruedas que giran suavemente para facilitar su movilidad. Compra una silla con ruedas de goma para superficies duras. Compra una con ruedas duras para superficies de moqueta.

Considera la apariencia general de la silla. Asegúrate de que tenga un diseño que luzca bien en tu hogar u oficina. Aunque la función es la prioridad al elegir una silla de oficina, su apariencia debe complementarse con el diseño, la decoración y mobiliario del espacio.

Consejo

  • Periódicamente cambia la posición y párate mientras te sientas y trabajas por periodos largos. Esto asegura una adecuada circulación sanguínea a través de tu cuerpo y ayuda a prevenir los calambres.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images