Cómo comenzar un negocio vendiendo un producto casero

Escrito por Devra Gartenstein | Traducido por Ana María Guevara

Comenzar un negocio haciendo y vendiendo un producto casero puede ahorrarte los considerables costos iniciales de alquilar y equipar una facilidad. Además, ser dueño y operar un negocio en casa te permite moverte fácilmente entre el trabajo y las actividades personales. Esto es una ventaja si eres disciplinado y no te cuesta concentrarte, pero puede ser un problema si te distraes fácilmente.

Investiga las instrucciones para producir un producto casero en tu área. Si estás interesada en comenzar un negocio de alimentos, tus opciones probablemente serán limitadas por las regulaciones que restringen los tipos de artículos que puedes producir en una cocina en casa en vez de en una cocina comercial. Lo más probable es que te encuentres con pocas restricciones si vas a producir productos caseros como blusas cocidas o pinturas, pero puede que necesites permisos adicionales para negocios como soldar o soplar vidrio, los que pueden ser peligrosos. Además, la escala de tu negocio puede determinar si puedes o no operarlo fuera de casa. Por ejemplo, si haces jabón en cantidades limitadas para vender en mercados artesanales, probablemente no te encontrarás con muchas dificultades haciendo tus productos en casa, pero si estás fabricando jabón para distribuirlo nacionalmente, puede que te encuentras con restricciones de zonificación que limitan el acceso a la calle para la recogida y entrega, o por los olores de la fabricación.

Dedica un área en tu casa para tu negocio. Manejarás tu compañía de manera más eficiente si eres capaz de mantener tu equipo e inventario listo para usarse que si tienes que empacar y desempacar tu infraestructura cada vez que quieres comenzar a producir si tu espacio de trabajo también es tu mesa del comedor. Si es necesario, comienza con un espacio pequeño y expándelo a medida que tu negocio crece. Si es posible, haz cambios mínimos en tu casa para limitar los costos iniciales.

Consulta a tu contador sobre las ramificaciones de impuestos por operar un negocio desde tu casa. Para la mayor parte, el Servicio de Impuestos Internos te permite cancelar una porción de tu renta o hipoteca si usas tu casa para tu negocio, compensando los ingresos con impuestos de tu negocio. Para tomar legítimamente esta reducción de impuestos, debes medir la cantidad de espacio en casa que usas para tu negocio, calcular qué porcentaje es de los metros cuadrados totales y después tomar ese mismo porcentaje de tu alquiler o hipoteca como una reducción de impuestos.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images