Cómo administrar una empresa pequeña desde casa

Escrito por Jordan Meyers | Traducido por Gabriela Alessandrello

No siempre es necesario alquilar o rentar un espacio comercial para tener un negocio exitoso. Puedes comenzar y administrar tu comercio desde la comodidad de tu hogar. La administración de una empresa desde tu casa te permitirá obtener ganancias sin tener que lidiar con los típicos gastos generales para la iniciación de un negocio. Además te evitas tener que realizar viajes largos. Llevar una pequeña empresa exitosa desde casa no siempre es sencillo, sin embargo. Los comercios hogareños requieren planificación, tiempo y esfuerzo.

Piensa en el tipo de negocios que se pueden administrar desde el hogar y que vayan acorde a tus habilidades y experiencia. Por ejemplo, si eres una persona artística, puedes abrir una empresa de canastas de regalo o de arreglos florales. Si tienes antecedentes técnicos, tu negocio puede dedicarse a la reparación o al soporte técnico para computadoras.

Determina de dónde obtendrás los fondos para tu negocio. Una posibilidad es usar tus ahorros o pedirle a tus amigos y familiares que te ayuden para que puedas abrir la empresa. Otra opción es obtener tarjetas de crédito y préstamos tradicionales a medida que vayas planificando tu comercio.

Cumple con los requerimientos comerciales en cuanto a licencias para tu estado y ciudad o pueblo. Es muy probable que debas obtener una licencia comercial para poder administrar una empresa desde tu hogar. Además, quizás necesites licencias y permisos especiales para ciertos tipos de negocios. Si abres una guardería en tu hogar, por ejemplo, te hará falta una licencia para guarderías. Si preparas y vendes alimentos, tendrás que conseguir una licencia para preparación de comidas. Ponte en contacto con la oficina de registración de empresas de tu estado o pueblo para conocer más acerca de los requisitos específicos en tu zona.

Prepara un plan comercial para tu empresa hogareña. Tener un plan de negocios te ayuda a mantenerte en el camino indicado durante el inicio y administración de tu empresa.

Abre una cuenta bancaria comercial para evitar mezclar tus fondos caseros con los del negocio.

Crea un espacio para la administración de tu empresa. La cantidad de espacio que te hará falta va a depender del tipo de negocio que elijas. Si te hace falta una oficina, despeja una habitación adicional o limpia tu sótano para dicho propósito. Algunos comercios pueden administrarse desde la mesa de tu cocina. Si almacenas productos, puedes colocar estantes en tu garaje o utilizar un armario tipo vestidor que esté en desuso.

Programa las horas de trabajo. Una de las claves para el éxito de tu empresa es desarrollar una rutina. Si no programas las horas comerciales, tu empresa puede entrometerse con tu vida personal o familiar. Del mismo modo, es posible que dejes de lado tareas importantes del trabajo por hacer las cosas del hogar.

Desarrolla un sistema de contaduría. Compra un gabinete para almacenar los recibos, facturas y resúmenes de cuentas y usa un libro de contabilidad o programa de computación para registrar tus ingresos y gastos.

Asegura tu comercio. Muchas pólizas de propietarios o inquilinos no cubren daños o lesiones relacionadas a la empresa que administras en tu hogar. Tu agente de seguros puede recomendarte que añades una cobertura de responsabilidad civil comercial a tu póliza actual o que compres una póliza nueva.

Obtén deducción impositiva por el uso comercial de tu hogar. Si tienes un espacio designado desde el cual administras tu empresa, es posible que califiques para deducciones en tu devolución de impuestos federales.

Consejo

  • Si administras un comercio en tu hogar, es posible que te sientas tentado de trabajar más horas para asegurar el éxito de tu empresa. Es importante que programes tiempo para realizar actividades que disfrutes o socializar con tus amigos y familiares. El tiempo libre ayuda a evitar el estrés por trabajo.

Créditos de las fotos