Cómo abrir una boutique de vestidos

Escrito por Jessica Jones | Traducido por Mike Tazenda

Conocidas por la calidad de su servicios al cliente y sus productos únicos que no pueden hallarse en tiendas de departamentos o cadenas, una boutique generalmente apunta a un nicho del mercado. Antes de abrir tu boutique de vestidos, imagina el tipo de clientes que quieres atraer. Una vez que sabes quiénes son esas personas, puedes escoger ubicación, decoración, ordenar tus inventarios y publicitar tu negocio. Cuando hayas construido una base sólida de clientes, tu boutique será un negocio exitoso.

Identifica a tus clientes ideales y modela tus ofertas de acuerdo a sus necesidades. Tu base de clientes está compuesta por las personas más interesadas en visitarte y comprar prendas en tu boutique. Los clientes ideales pueden ser novias, mujeres jóvenes, mujeres mayores, niños, adolescentes, profesionales o madres a tiempo completo. El tipo de cliente al que quieres atraer dictará el tipo de vestidos que vendas. Por ejemplo, puedes vender muchos talles o especializarte en talles grandes, talles pequeños o vestidos para mujeres altas.

Escoge un nombre para tu boutique. Investiga nombres potenciales en internet, guías impresas y virtuales de tiendas y el registro de negocios de tu estado para asegurarte de que el nombre de tu agrado no esté en uso.

Registra tu negocio en la secretaría de estado o en la administración de tu condado para formar una propiedad unipersonal, una compañía de responsabilidad limitada, una sociedad o una corporación, y evitar que otros negocios usen tu marca.

Aplica para obtener un número impositivo contactando al departamento de ingresos estatal, de modo que puedas recibir impuesto a las ventas de tus clientes.

Visita el sitio web del Servicio Interno de Ingresos para obtener un número de identificación de empleador (EIN por sus siglas en inglés) y obtener reembolsos impositivos.

Contrata un seguro para negocios, por ejemplo de responsabilidad, compensación a los empleados y seguro de propiedad comercial para proteger tus activos en caso de que te veas involucrado en una contienda legal.

Escoge una ubicación para tu boutique de vestidos. Visita locales en el centro y en centros comerciales para hallar un espacio lo suficientemente grande para almacenar y mostrar tu inventario, como así también albergar vestidores y áreas de servicio al cliente. Si apuntas a profesionales trabajadoras, clientes de altos ingresos o mujeres mayores, busca una ubicación céntrica cerca de restaurantes y otras boutiques. Si tu objetivo son las madres, niños o adolescentes, considera establecerte en un centro comercial. Cuando visites los locales, presta atención al transito peatonal, los lugares para aparcar y la proximidad a otros comercios. La mejor ubicación para una pequeña boutique es una con mucho transito peatonal durante todo el día y sitios para estacionar el coche, y que esté cerca de otros comercios para que los consumidores pasen por tu tienda cuando están camino a otros negocios.

Organiza el espacio de tu boutique. Cuelga estantes para mostrar vestidos y decora el local para que sea un sitio agradable. Usa obras de arte, espejos, pintura y pequeños objetos decorativos para crear la atmósfera apropiada para tu cliente ideal.

Instala una caja registradora con software para comercios minoristas, de modo de llevar cuenta de las ventas e inventarios. También necesitarás un teléfono, una máquina de faz y una conexión a Internet. Aplica para obtener una cuenta comercial con las empresas de tarjetas de crédito para poder aceptar pagos por esta modalidad.

Abastece a tu boutique con las últimas tendencias en vestidos que atraigan a tus clientes ideales. Si apuntas a clientes de distintos niveles de ingresos, ofrece una variedad de opciones que vayan desde precios muy bajos hasta otros de alta gama y para ocasiones especiales. Investiga las tendencias, acude a eventos de moda y busca en catálogos para obtener una mejor idea del tipo de moda disponible. Ordena los vestidos de un mayorista o directamente de los diseñadores para obtener un mejor precio.

Determina los precios de tus vestidos. Los precios estarán basados en el costo al por mayor, los precios de la competencia y el nivel de ingresos de tus clientes. Añade un 5% al 10% para cubrir tus costos fijos, como servicios, renta, salario de empleados y seguros. Dependiendo de estos costos, los precios pueden variar. Vigila las ventas cada período para determinar si necesitas ajustar tus precios.

Contrata empleados con conocimientos del negocio de la moda y que puedan proveer un servicio al cliente de calidad. Los empleados ayudan a crear una atmósfera amigable para tus clientes, de modo que asegúrate de que les guste trabajar con el público.

Promociona tu boutique para ayudar a que tu mercado ideal halle tu tienda. Crea panfletos y tarjetas para entregar en áreas que tus clientes potenciales visiten. Estas áreas pueden ser parques públicos, restaurantes locales, tiendas de alimentos y otros comercios. Reúnete con dueños de boutiques de otras industrias y ofréceles intercambiar material publicitario en sus locales.

Crea un sitio web para mostrar los vestidos de tu boutique. Incluye fotografías, descripciones, precios, horarios de atención e información de contacto. Si venderás vestidos por Internet, incluye la información de envíos como así también las políticas de cambios o devoluciones. Usa las redes sociales para generar seguidores. Publica fotografías, instrucciones para cuidar de las prendas y otra información valiosa para atraer fanáticos y clientes adicionales.

Consejo

  • Organiza preventas de mercadería nueva cada temporada e invita personalmente a tus mejores clientes. Proveer un servicio de calidad hace que tu boutique se destaque del resto.

Advertencia

  • No compres inventarios de más al momento de tu inauguración. La mercadería sin vender significa una pérdida económica. En la medida en que la tienda crece, incrementa gradualmente tus inventarios.

Créditos de las fotos

  • Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images