Carreras de ciencias funerarias

Escrito por Tom Gresham | Traducido por Lucrecia García

La industria funeraria y el campo de la ciencia mortuoria proporciona una forma estable de empleo que en gran parte es inmune a la situación general de la economía y el mercado laboral. Las tareas principales en la industria incluyen director de funeraria y embalsamador. Los directores de funerarias gestionan todos los aspectos del cuidado de la persona fallecida, incluyendo la interacción con los familiares del difunto, mientras que el trabajo del embalsamador se centra en la preparación del cuerpo del difunto.

Trabajar con los fallecidos

Los trabajadores funerarios aprenden las técnicas y la tecnología necesarias para preservar adecuadamente y, en algunos casos, restaurar un cuerpo para la sepultura. El embalsamamiento es un método frecuente de cuidado del difunto que ayuda a retardar la descomposición del cuerpo y hace que el cadáver se vea tan presentable como sea posible para los familiares. Los directores de funerarias trabajan con varios métodos para el tratamiento final del cuerpo, entre ellos, por lo general, el entierro y la cremación. Ellos supervisan el viaje de los restos a su lugar de descanso final y el manejo del cuerpo en los servicios para recordar al difunto.

Trabajar con los vivos

Aunque el difunto ocupa un lugar central de honor y requiere un cuidado considerable, los directores de funerarias pasan la mayor parte de su tiempo y energía trabajando con los familiares. Ellos ayudan a planificar todos los preparativos servicios fúnebres y el entierro, incluyendo la preparación de escenarios para los servicios, y pueden proporcionar apoyo para tareas como redactar y enviar notas necrológicas. También trabajan con los representantes de las iglesias y cementerios para coordinar los arreglos. Además, los directores de funerarias gestionan gran parte de los trámites relacionados con las muertes, como los documentos necesarios para recibir un certificado de defunción.

Beneficios y desventajas

La firmeza del sector funerario al encarar tiempos económicos difíciles es una de sus ventajas primordiales. Además, la carrera ofrece una oportunidad para que los trabajadores encuentren una recompensa emocional de la importancia del trabajo. Ellos ofrecen consuelo a los afligidos. Si hacen bien su trabajo, pueden hacer que el recuerdo de los difuntos sea un momento de consuelo para aquellos que se reúnen para llorar. El trabajo en el sector funerario tiene a menudo horarios prolongados o raros, incluyendo el trabajo en las noches y fines de semana cuando las muertes se producen. Además, el enfoque diario sobre la muerte puede llegar a ser un reto emocional.

Educación y capacitación

Los requisitos de educación y capacitación varían de un estado a otro para los trabajadores funerarios, pero en la mayoría de los estados se requiere un grado asociado o licenciatura en ciencias mortuorias. Otros requisitos incluyen típicamente un aprendizaje. Todos los trabajadores de funerarias en los Estados Unidos deben pasar un examen nacional y el examen de licencia estatal correspondiente, aunque algunos estados permiten que los nuevos trabajadores realicen su aprendizaje antes de tomar los exámenes. Los programas educativos suelen incluir instrucción en habilidades técnicas, tales como la preparación de un cuerpo para la sepultura. Los estudiantes de ciencias mortuorias también reciben capacitación en las costumbres de muerte y entierro de las diferentes culturas y en la psicología de la muerte y el dolor, asegurándose de que estén preparados para una variedad de casos como profesionales.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images