Características para ser un zoólogo

Escrito por Beth Rifkin | Traducido por Patricia A. Palma

Los zoólogos estudian los diferentes aspectos de la fauna silvestre, incluyendo su comportamiento, ciclo de vida, genética y enfermedades. Estos profesionales desempeñan diversas funciones, incluyendo trabajar como biólogos de la vida salvaje, investigadores, guardianes de zoológicos, criadores, entrenadores, y ayudar a preservar animales de un tipo u otro. Aunque el trabajo de un zoólogo puede ser difícil y requerir que se desempeñe en condiciones duras, si este ama la naturaleza y la vida silvestre, también puede ser muy gratificante.

Amar a los animales

La mayoría de las posiciones en el campo de los zoólogos tiene que ver con el mantenimiento o el cuidado de los animales. En este tipo de puestos de trabajo, es imperativo tener un amor natural por los animales y un profundo deseo de preservar su vida. El amor por los animales también te puede ayudar a mantener la objetividad cuando te enfrentes a circunstancias difíciles. Es posible que tengas que enfrentar la tarea de sacrificar a un animal enfermo o, posiblemente, atender aves y animales marinos que se vieron atrapados en un derrame de petróleo. El deseo de hacer siempre lo que es mejor para el animal puede ayudarte a tomar decisiones acertadas.

Habilidades científicas

Los zoólogos obtienen el título de una carrera científica. Para obtener un título de licenciatura en zoología, deberás tomar cursos relacionados con las ciencias, como biología molecular, química orgánica, ecología y física. Estos métodos científicos se utilizan en el día a día para descifrar los hábitos, amenazas y características individuales de una especie en particular. Habilidades como estas también pueden ayudarte a entender cómo los diversos animales han evolucionado con el tiempo y el impacto que los temas ambientales pueden tener en sus hábitats naturales.

Amor por la naturaleza

La recolección de datos y el estudio de los animales en sus hábitats es una parte normal del trabajo de un zoólogo. Esto puede requerir que pases largos periodos de tiempo al aire libre, y posiblemente en condiciones rústicas. Por ejemplo, puede que tengas que enfrentarte a las gélidas temperaturas de la Antártida para estudiar a los pingüinos, o viajar a África para observar a los elefantes o las cebras. El estudio de los animales salvajes suele ser un proceso lento, que requiere que permanezcas en su entorno hasta que hayas reunido una cantidad suficiente de datos.

Buen estado físico

El trabajo de un zoólogo puede ser un reto físico, y algunas posiciones requieren que estés en buen estado. Para estudiar a los animales salvajes, probablemente tendrás que cargar el equipamiento, el que puede ser pesado. También, tendrás que seguir a los animales a medida que se desplacen, lo que podría implicar posiblemente caminar por terrenos irregulares o subir colinas empinadas. Aquellos que trabajan en un zoológico, probablemente tengan que levantar grandes contenedores de alimentos, o preparar y mantener los hábitats de los animales.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images