Calificaciones para trabajar en un hospicio

Escrito por Laurie Brenner | Traducido por Patricia A. Palma
El personal de un hospicio demuestra compasión y otorga cuidados a las personas en sus últimos días de vida.

El personal de un hospicio demuestra compasión y otorga cuidados a las personas en sus últimos días de vida.

Las organizaciones de hospicio proporcionan atención médica y comodidad para las personas con una enfermedad terminal que ya no responden a los tratamientos curativos. El programa básicamente permite que una persona permanezca en la comodidad de su hogar o en un centro de cuidados de enfermería, donde es visitada y atendida por un equipo de profesionales multidisciplinario que incluye a médicos, enfermeras, auxiliares, trabajadores sociales, terapeutas, consejeros y asesores espirituales durante su enfermedad. La idea es hacer que la persona viva sus últimos días con el menor dolor y la mayor comodidad que sea posible. Los profesionales del hospicio también ayudan a los familiares a sobrellevar la enfermedad de su ser querido.

Educación, licencia y experiencia

La educación y la formación que se necesitan antes de trabajar para una organización de hospicio son las mismas que requieren el estado para ejercer una disciplina profesional, ya sea como una enfermera, un trabajador social, un consejero o algo más. Cada estado tiene un lista de licencias o certificados que señala los grados u otro tipo de educación, así como la experiencia necesaria para convertirse en profesionales de la medicina, auxiliares, terapeutas, consejeros, trabajadores sociales o consejeros espirituales. Para conseguir un trabajo en un hospicio como profesional, la información de tu licencia y certificación debe ser actual y renovable. Todas las organizaciones de hospicio también exigen que tengas experiencia trabajando como profesional de cuidados paliativos.

Verificación de antecedentes

La mayoría de los estados han puesto en marcha un proceso que implica la toma de huellas dactilares y una verificación de antecedentes para sus profesionales médicos, terapeutas y, en algunos casos, los trabajadores sociales. Si tu estado no lleva a cabo esta verificación de antecedentes, la organización de hospicio en la que deseas trabajar podría llevar a cabo la suya. El propósito de este proceso es proteger a los pacientes vulnerables contra los delincuentes, agresores sexuales y otros criminales.

Resistencia física

Para proporcionar asistencia y atención a las personas que no pueden valerse por sí mismas, el trabajador de hospicio que tenga contacto directo con el paciente debe estar físicamente en forma para ayudarlo a ponerse de pie, vestirse o usar el baño cuando sea necesario. Además de tener la resistencia física para hacer el trabajo, es necesario tener la formación sobre los procedimientos de elevación apropiados que se utilizan para evitar que las personas inválidas se hagan daño.

Trabajo independiente

Los pacientes de hospicio son principalmente atendidos en sus hogares, aunque algunos residen en centros de cuidados. El equipo del hospicio es móvil. Cada profesional de la medicina tiene un grupo de pacientes a los que regularmente trata y visita. Algunos asistentes de salud o de enfermería certificados pueden visitar un paciente varias veces a la semana, dependiendo de los cuidados que necesite. Las enfermeras registradas, generalmente designadas como administradoras de los casos, tal vez realicen visitas sólo una vez por semana o una vez cada dos semanas. Los trabajadores sociales o terapeutas pueden tener el mismo tipo de horario, dependiendo de las necesidades de los pacientes. Todo el personal de cuidados paliativos debe ser capaz de ir de un paciente a otro y trabajar solo.

Compasión

Debido a que los pacientes en un hospicio comúnmente tienen más de 65 años de edad en promedio y viven sus últimos meses de su vida, el personal del hospicio -incluyendo los voluntarios- procuran aliviar su dolor y sufrimiento. Una de las características principales que se requiere en todo el personal de cuidados paliativos es el respeto y la compasión por los demás. La compasión es la capacidad de sentir empatía por el sufrimiento de otro ser humano. Cuando trabajes en contacto directo con los pacientes, tu capacidad de ser compasivo te ayudará a entender en qué condición se encuentran y lo que debes hacer para que se sientan tan cómodos como sea posible.

Créditos de las fotos

  • NA/Photos.com/Getty Images