Cadena de mando en la estructura organizacional

Escrito por Sophie Johnson | Traducido por Gabriela Nungaray

    En una estructura de la organización, la "cadena de mando" se refiere a la jerarquía de una empresa de relaciones de información, desde la parte inferior hasta la parte superior de una organización, que debe responder a quién. La cadena de mando no sólo establece la rendición de cuentas, establece las líneas de una empresa de autoridad y poder de toma de decisiones. Una cadena de mando asegura que cada tarea, puesto de trabajo y departamento tiene una persona que asume la responsabilidad del desempeño.

    Formación

    La cadena de mando no sucede por accidente. Los diseñadores de la organización exponen el último paso en la creación de una estructura organizativa. Los planificadores consideran en primer lugar los objetivos de la empresa ya que la estructura organizacional debe apoyar la estrategia. Los diseñadores determinan las tareas necesarias para alcanzar los objetivos. La departamentalización sigue a los diseñadores a decidir cómo agrupar las tareas. La agrupación afecta el intercambio de recursos y la facilidad con que las personas se comunican y coordinan el trabajo. Después de la departamentalización, los diseñadores asignan autoridad para las tareas y áreas. Una vez que la autoridad está asignada, los planificadores pueden finalmente exponer las relaciones entre las posiciones, creando así una cadena de mando.

    Organigrama

    Las relaciones de información establecidas en la etapa final del diseño organizacional son fáciles de ver en un organigrama, que representa la estructura de una empresa. Comenzando en la parte inferior, cada posición está conectada por una línea a una por encima de ella. Siguiendo con la línea vertical de posición en posición revela la cadena de mando. Cada persona es un eslabón de la cadena.

    Alcance del control

    Un gerente puede estar relacionado con muchos subordinados o pocos. El número de personas que reportan a un gerente se le llama alcance del control del gerente. Los gerentes con grandes alcances de control tienen muchos subordinados, y no es posible que un administrador examine de cerca la actividad. En consecuencia, los empleados menores como directivos tienen más autoridad para realizar sus trabajos e incluso tomar decisiones que tienen los empleados de presentación de informes a los administradores con alcances estrechos de control.

    Organizaciones planas

    Cuando un gerente tiene un amplio abanico de control, el organigrama adquiere un aspecto horizontal, plano. Menos gerentes son necesarios en la gerencia media, por lo que la empresa tiene menos de una jerarquía de poder. Estas son características orgánicas que se encuentran en las estructuras organizativas. En las estructuras orgánicas, a la cadena de mando se le resta importancia, ya que el poder se distribuye entre los empleados. La cadena debe estar formada sólo de los empleados y el dueño o los empleados y un gerente para el CEO, para hacer una cadena muy corta de mando. La falta de burocracia en las organizaciones planas fácilmente pueden movilizarse para cumplir con las condiciones del mercado.

    Las organizaciones verticales

    Los administradores supervisan de cerca a los subordinados y sólo pueden manejar unos pocos. Estos gerentes tienen alcances estrechos de control. Los alcances estrechos requieren más gerentes para asegurarse de que todos los empleados están debidamente supervisados. Estos gestores también deben ser gestionados de cerca, debido a su participación en los detalles y la toma de decisiones. Esto da lugar a las organizaciones altas con varias capas de mandos intermedios. La cadena de mando es importante y se utiliza para ejercer el control de la parte superior. Muchas reglas rigen las actividades. Tales estructuras son rígidas y mecánicas, dejando poco espacio para la innovación y la creatividad.

    Créditos de las fotos

    • Thinkstock Images/Comstock/Getty Images