Buenos ejemplos en el lugar de trabajo

Escrito por Monica Patrick | Traducido por Silvina Ramos

Las personas no reciben la inspiración de los manuales de empleados o circulares corporativas. Los buenos ejemplos del comportamiento esperado en el lugar de trabajo se muestran, no se narran. Los líderes naturales elevaron el nivel al demostrar cómo se pueden enfrentar los desafíos de forma positiva y al mismo tiempo mantener la actitud correcta. Incluso los errores puede abrir puertas para enseñar cuestiones importantes en el lugar de trabajo.

Servicio al cliente

Poder suavizar situaciones volátiles y calmar a los clientes enojados son habilidades que los empleados buscan y necesitan. Da el mejor ejemplo y encárgate de las situaciones difíciles. Cuando un cliente llame para solicitar ayuda, no inventes las respuestas. Sé honesto con el cliente sobre lo que sabes del producto, pero asegúrale que encontrarás una respuesta. Mantener al cliente informado y notificarle sobre los pasos a seguir a través de llamadas telefónicas son señales del buen liderazgo. Los clientes que entran en el negocio enojados necesitan ayuda de inmediato. Sé un buen ejemplo y atiende al cliente con amabilidad pero con tonos bajos. Determina rápidamente cuál es el problema y la solución.

Resolución de problemas

Es fácil detectar los problemas en eficiencia y servicio, pero un verdadero líder busca las respuestas. Acostúmbrate a presentar soluciones analizadas o permite que otros presenten posibles soluciones. Digamos que tu equipo nota que siempre falta cierto producto. En vez de quejarte del inventario, examina las ventas para determinar si este producto es de temporada, lo cual limita su disponibilidad.

Buen compañero

Pasar mucho tiempo juntos puede desgastar importantes relaciones laborales. Da un buen ejemplo como colega y motiva el comportamiento amable. Responde a bromas amistosas con humor. En momentos apropiados, trata de saber más sobre los intereses de tus compañeros. Cuando un colega pierda los estribos, mantente calmado y abandona el área. Evita colocar apodos o participar en conversaciones diversificadas.

Detén los rumores

Los chismes socavan el espíritu del equipo y puede dañar el rendimiento del equipo. Sé proactivo cuando lidies con los chismes. Da el ejemplo y piensa lo mejor de los demás y no especules lo peor. Este tipo de situaciones se presentan con frecuencia en el lugar de trabajo. Un empleado hablador escucha una conversación privada entre miembros de la administración. El empleado entrometido comienza a compartir esa información y trata de enterarse de algo tuyo. Incluso si parte de la información de este empleado es correcta, promover los chismes da un mal ejemplo. En cambio, di "Permiso" y aléjate con una sonrisa amable. Si el chismoso insiste, contesta con más firmeza y di "No quiero hablar de eso".

Créditos de las fotos

  • Photos.com/Photos.com/Getty Images