Beneficios del 1099 y el W2

Escrito por Dan Ketchum | Traducido por Pilar Celano
Los 1099 tienen numerosos beneficios, siempre que se distribuyan entre verdaderos contratistas independientes.

Los 1099 tienen numerosos beneficios, siempre que se distribuyan entre verdaderos contratistas independientes.

A pesar de que los formularios 1099-MISC —o el menos común 1099-G— y W-2 del Servicio de Impuestos Internos (IRS) son dos medios para informar pagos por servicios prestados, difieren en gran medida. Principalmente, el W-2 es más rígido, pero también más sencillo, mientras que el 1099 ofrece más libertad. Sin embargo, los beneficios y desventajas del 1099 suelen ser los dos lados de una misma moneda; el 1099 ofrece más flexibilidad, pero esta trae una situación fiscal más compleja.

Diferencias

La diferencia más importante es que el 1099 se utiliza para trabajadores independientes o subcontratistas, y el W-2, para empleados. De acuerdo con el IRS, los contratistas independientes controlan el método de trabajo que emplean, mientras que los empleados no. Aquellos que reciben un W-2 se encuentra dentro de la nómina de empleados de una empresa, mientras que los que reciben el 1099, no. Estos últimos suelen ser contratados para proyectos específicos.

Beneficios de los contratistas

Los 1099 no retienen impuestos, por lo que los contratistas reciben más dinero directamente que los empleados que reciben el W-2, dado que este retiene impuestos. Durante la temporada de impuestos, los contratistas que reciben 1099 pueden enumerar las deducciones; algunos incluso pueden reclamar grandes reducciones, como la deducción por el uso comercial de la vivienda. Los trabajadores independientes que se anotan en planes de jubilación para empresas pequeñas tienen la opción de destinar más dinero, en comparación con la IRA tradicional que se les ofrece a la mayoría de los empleados W-2.

Beneficios para clientes

Los clientes —empleadores a corto plazo de los subcontratistas— descubrirán que el 1099 es más fácil de completar. Cuando les paguen a los trabajadores a través del 1099, no deberán retener impuestos al ingreso, para el Seguro Social y Medicare ni por desempleo. Además, no tienen que proporcionar capacitación ni beneficios a los contratistas. Cuando presentan el 1099, tienen menos posibilidad de verse involucrados en cuestiones legales relacionadas con discriminación o despedido sin causa. Luego de que se entrega el 1099, no tienen por qué mantener relación laboral alguna con los contratistas. En este sentido, presentar el 1099 es una forma sencilla de pagarles a los trabajadores independientes por un trabajo específico.

Desventajas

Para los contratistas, los ingresos obtenidos a través del 1099 no contribuyen al seguro por desempleo. Al final del año fiscal, los que reciben el pago conforme al 1099 deben pagar impuestos por el dinero recibido, que suelen ser superiores a los que pagan los trabajadores de W-2. Trabajar como contratistas independientes también complica la presentación de la declaración de impuestos, dado que deben presentar deducciones detalladas para tratar de reducir los impuestos pagos. Es más factible que el IRS cuestione la validez legal de un 1099 que de un W-2, por lo que los trabajadores independientes se enfrentan a un riesgo superior de ser auditados cuando reciben el 1099 en lugar del W-2.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images