Abogados corporativos y abogados litigantes

Escrito por Karen Farnen | Traducido por Mike Tazenda

Aproximadamente un cuarto de los abogados trabajaba por su cuenta en 2008, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. Además de los estudios jurídicos, la mayoría de los abogados trabaja para empresas, para el gobierno, o para organizaciones sin fines de lucro. La educación en leyes y los requerimientos para la matriculación autorizan tanto a los abogados corporativos como a los litigantes a actuar en corte, pero a menudo los abogados se preparan para una especialidad durante su entrenamiento. La especialización temprana ayuda a que los abogados corporativos y litigantes sean competentes en un mercado sumamente especializado, y puedan cumplir con los requerimientos de su labor.

Requerimientos básicos

Cada estado establece sus propios requerimientos para la matriculación de los abogados. Cualquier profesional con buenas perspectivas necesita un título de colegio universitario de cuatro años de duración, un diploma en leyes de tres años adicionales, y pasar exitosamente sus exámenes de matriculación. La elección de la escuela de derecho impacta en tus perspectivas de especialidad, debido a las distintas pasantías que las universidades ofrecen. La primera mitad de la universidad de derecho cubre temas generales. Durante los últimos 18 meses, las universidades ofrecen cursos de especialización. Luego de la universidad, la mayoría de los estados requieren pasar un examen especial de matriculación como un requerimiento para ejercer, mientras que otros estados establecen la obligatoriedad de exámenes adicionales.

Preparando una especialización

Luego del primer año y medio de universidad, los futuros abogados pueden elegir materias electivas acordes con la especialidad de su preferencia. Aquellos que se preparan para ser abogados corporativos pueden elegir cursos sobre derecho impositivo o contabilidad. Los estudiantes a menudo participan en trabajo de campo y pasantías que se amoldan a sus futuras especialidades. Los futuros abogados corporativos son recomendados por las universidades para trabajar en pasantías o a tiempo parcial en los departamentos corporativos de empresas. Estas recomendaciones a menudo llevan a contrataciones permanentes luego del momento de la graduación. Aquellos que desean ser abogados litigantes, pueden obtener experiencia práctica durante sus estudios, en competencias de juicios falsos o de práctica.

Abogado corporativo

Los abogados corporativos necesitan tener una inteligencia aguda, habilidad para trabajar por muchas horas, y excelentes habilidades de comunicación escrita y oral. Muchos abogados corporativos trabajan para empresas grandes, otros para empresas más pequeñas, y otros son consultores externos en estudios jurídicos. Los abogados corporativos investigan, se reúnen con las partes involucradas y examinan los precedentes. A diferencia de los abogados de litigios, lo que se busca es la negociación para lograr un acuerdo, en lugar de competir como adversarios. El proceso de negociación es a menudo largo, desafiante y agotador. Al igual que los abogados de litigios, si la negociación falla, los abogados corporativos deben ir a la corte.

Abogado de litigios

Los abogados litigantes necesitan de una buena oratoria y capacidad de análisis, además de un astuto conocimiento de los procedimientos de la corte. Sus empleadores usualmente son estudios jurídicos, empresas o el gobierno. Trabajan tanto en casos civiles como penales. Incluso los abogados litigantes pasan más tiempo afuera de la corte que dentro de ella, porque los juicios requieren de mucha preparación. Se deben reunir con testigos y clientes, realizar investigaciones, y preparar su presentación y estrategias antes del juicio. El trabajo en la corte incluye seleccionar jurados, reunirse con los jueces y argumentar su caso.

Perspectivas e ingresos

La Oficina de Estadísticas Laborales espera un incremento del 13% en los empleos para abogados entre los años 2008 y 2018. Aunque esta cifra se asemeja al crecimiento esperado en todas las industrias, la oficina espera una fuerte competencia entre los abogados. Los trabajos asalariados para empresas, estudios jurídicos o el gobierno en áreas metropolitanas grandes formarán la mayor parte de estos nuevos puestos de trabajo. Algunos abogados tendrán trabajos temporarios, o trabajarán fuera de su área de especialidad debido al aumento de los graduados en leyes. En 2010, el sueldo promedio de los abogados era de US$129.400, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. El gobierno no separa a los abogados por especialidad, pero aquellos empelados por estudios jurídicos tenían un salario promedio de US$136.530, mientras que los abogados que trabajan en corporaciones recibían un promedio de US$158.340 al año.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images