10 consejos para asegurarte de que te elijan para el empleo

Escrito por Cynthia Measom | Traducido por Pilar Celano

Cuando tienes posibilidades y quieres asegurarte de que te elijan a ti para ese empleo, debes centrarte en múltiples aspectos. Puedes aumentar mucho tus posibilidades si sigues algunos consejos específicos que te guiarán a través de la preparación, la entrevista y los pasos siguientes del proceso.

Prepárate

Investiga la compañía antes de la entrevista, para impresionar a la otra parte con tu conocimiento. Evita extraer algunos pocos datos del sitio web. En cambio, investiga más en profundidad y busca nuevas historias y publicaciones relacionadas con la empresa. Asimismo, piensa qué tipo de preguntas te hará el entrevistador. Estas pueden variar desde las típicas, como "Cuéntame un poco sobre ti", hasta otras más específicas relacionadas con el puesto para el que te presentas. Pídele a un amigo que te entreviste para practicar. Él puede hacer de entrevistador y tú puedes practicar respondiendo a sus preguntas.

Llega temprano

Planea llegar a la entrevista alrededor de 15 minutos antes de la hora pactada. De esta forma, evitarás llegar tarde. Asimismo, tendrás tiempo para pensar y prepararte antes de entrar.

Vístete de forma adecuada

Luce ropa conservadora y prolija que se adapte al código de vestimenta de la empresa. Si no estás seguro cuál es, siempre es mejor arreglarse de más que de menos. Si eres hombre, lleva pantalones de vestir con cinturón, una camisa neutra y zapatos relucientes. Añade una corbata y un saco si el ambiente es más formal, como en el caso de las empresas financieras. Las mujeres pueden llevar un traje de pantalón o falda y saco en un tono neutro de blanco, gris o marrón.

Muestra un lenguaje corporal positivo

Mira al entrevistador a los ojos, sonríe y estrecha su mano al final de la entrevista. Siéntate derecho en la silla e inclínate ligeramente hacia adelante, para mostrar tu interés. Mantén el contacto visual. Deja las manos sobre la falda; no cruces los brazos a la altura del pecho, para evitar lucir a la defensiva. Evita mover el pie contra el piso, hacer ruido con los dedos o respirar fuerte durante la entrevista.

Muestra entusiasmo

Muestra que estás interesado en el puesto y que te alegra que te consideren. Sonríe y proyecta entusiasmo en la voz cuando contestes preguntas. Tu entusiasmo ayudará al entrevistador a recordarte con una imagen positiva.

Véndete

No debes tener miedo de hablar sobre tus fortalezas y logros. Por ejemplo, si te presentas para un empleo como gerente de una tienda de venta al por menor, menciona tu experiencia y éxito como gerente en otros sitios. Cuando respondas las preguntas, ofrece ejemplos profesionales y relevantes de tus propias experiencias, siempre que sea posible. De esta forma, te mostrarás como un candidato adecuado para el puesto.

Trata las preocupaciones con efectividad

Si tienes blancos en tu historial de empleo en el currículo o experimentaste problemas relacionados con el trabajo en el pasado que debas explicar, prepara lo que dirás antes de la entrevista. Si tienes un discurso planeado, puedes tratar los temas que te preocupan y disminuir así su importancia.

Haz preguntas inteligentes

Es inevitable que, al final de la entrevista, te den lugar para que preguntes tus dudas. Formula preguntas que demuestren que dedicaste tiempo a pensar. Por ejemplo, pregunta "¿Cuál es la preocupación más grande del departamento?" o "¿Qué hizo la persona que ocupaba antes este puesto para tener éxito?".

Toma nota

Luego de la entrevista, toma nota sobre tu experiencia. El nombre del entrevistador y otros datos relevantes, las fechas de decisión, obligaciones adicionales del empleo, capacitación necesaria y demás información que te hayan brindado durante la entrevista; es importante que recuerdes todo esto para el futuro. Por ejemplo, debes conocer el nombre del entrevistador para enviarle una nota de agradecimiento.

Seguimiento

Envía una breve nota de agradecimiento a las 48 horas de la entrevista. Envía una a cada persona que participó. Puedes hacerlo a mano o por correo electrónico. Si el entrevistador te dijo que tomaría la decisión durante los siguientes días, un correo electrónico será más adecuado, porque llegará más rápido. Ponte en contacto con el entrevistador al día siguiente al plazo que te indicaron para saber cuál es su decisión, si es que no se pusieron en contacto contigo. Si no te dijo cuándo tomaría la decisión, espera una semana luego de la entrevista para contactarlo. Cuando lo hagas, reitera tu interés en la oportunidad y pregúntale sobre el estado de la búsqueda.

Créditos de las fotos

  • Creatas Images/Creatas/Getty Images